El grupo EQ10 alcanza nuevos avances en la consecución de productos «bio» de alto valor industrial a partir de residuos agrarios

CintecxNoticiasEl grupo EQ10 alcanza nuevos avances en la consecución de productos «bio» de alto valor industrial a partir de residuos agrarios

El grupo de investigación de Ingeniería Química 10 (EQ 10) de la Universidad de Vigo lleva años estudiando como convertir los residuos agrarios en productos de alto valor industrial susceptibles de ser aplicados en farmacia, cosmética o medio ambiente. Fruto de este trabajo consiguieron ya múltiples avances, sobre todo en el campo de los biosurfactantes, moléculas de origen biológico y excelente compatibilidad ambiental con múltiples aplicaciones en la industria química, alimentaria cosmética y farmacéutica, y ahora acaban de poner en marcha un nuevo proyecto con el que pretenden optimizar, mediante procesos más amistosos con el medio ambiente y sin generar ningún tipo de residuo, el proceso habitual de recuperación, separación y purificación de estas moléculas.

El nuevo proyecto está liderazgo por la doctora Xanel Vecino y se titula Recuperación de biosurfactantes contenidos en las aguas de lavado de maíz mediante procesos de membranas. Con una duración de tres años, cuenta con una ayuda del Ministerio de Ciencia e Innovación de 170.000 euros, dentro de la convocatoria Retos de investigación, modalidad de proyectos tipo JIN liderazgos por investigadoras nuevas. “El trabajo se puso en marcha hace apenas unos meses y se prolongará hasta octubre de 2023”, explica Vecino, a lo que añade que, junto a ella, forman parte de la investigación los docentes José Manuel Cruz y Ana Belén Moldes, responsables del grupo EQ 10, y la investigadora predoctoral Andrea Martínez, así como el profesor José Luis Cortina y la doctora Mònica Reig del grupo Resource Recovery and Environmental Management del Departamento de Ingeniería Química de la Universitat Politècnica de Catalunya.

Técnicas innovadoras que evitan el empleo de reactivos químicos

La idea del proyecto surge de la necesidad de recuperar todos esos compuestos de alto valor industrial procedentes de los residuos agroindustriales de la manera más respetuosa posible con el medio ambiente. Segundo explica la investigadora, el proceso habitual de recuperación, separación y purificación de biosurfactantes acostumbra a ser a través de diferentes procesos que, “a veces no son todo el sostenibles que deberían”, por eso decidieron meterse de lleno en la busca de noticias alternativas de procesos de separación en los que se eviten los reactivos químicos, sobre todo aquellos que no se pueden recuperar. La solución pasa, desde su punto de vista, por el empleo de la tecnología de membranas como propuesta innovadora para la recuperación de los compuestos de alto valor, una opción que, hasta ahora, nunca se había formulado.

“Los biosurfactantes son detergentes naturales que se producen de manera espontánea en los licores de lavado del maíz por los microorganismos y la recuperación de estos bio-compuestos se acostumbra a realizar mediante extracción con disolventes orgánicos”, explica Vecino, a lo que añade que la regulación medioambiental quiere reducir el uso de disolventes orgánicos, ya que su emisión a la atmósfera contribuye al efecto invernadero. “El empleo de la tecnología de membranas es una propuesta muy innovadora que evita el empleo de cualquier tipo de reactivo químico”, destaca la investigadora.

Trabajan con aguas residuales procedentes de la maceración del maíz

Trabajan con aguas residuales procedentes de la maceración del maíz, un proceso necesario para la separación de los distintos componentes del maíz (harina, aceite, proteínas) por vía húmeda, y si bien el proyecto está aún en su fase inicial, ya pudieron caracterizar estos residuos en términos de composición, es decir, determinar las sustancias orgánicas e inorgánicas de las que están compuestos, el tamaño de las moléculas, y cuáles son los compuestos catiónicos y aniónicos, con el fin de seleccionar las membranas adecuadas. “También testamentamos diferentes procesos con membranas para eliminar impurezas de los licores, como puede ser la presencia del ácido láctico y azúcares, así como para facilitar la recuperación de los biosurfactantes”, explica la investigadora.

En posteriores fases del proyecto se llevará también a cabo a evaluación de la integración de diferentes procesos de membranas para la recuperación de biosurfactantes y la aplicación de esos biosurfactantes recuperados mediante tecnología de membranas en diferentes sectores industriales. Ejemplo de estas aplicaciones pueden ser, como sustancia prebióticas en matrices alimentarias; en fórmulas avanzadas en el campo de la cosmética y higiene personal o como aditivo en planteamientos agroquímicas con el fin de obtener pesticidas más biodegradables.

 

Fuente: DUVI